miércoles, 8 de junio de 2011

Museo del Templo Mayor

Algunas piezas del Museo del Templo Mayor de la Ciudad de México, solo son algunas de las muchas que pueden encontrar en el sitio, que no deja de asombrarme con cada pieza que no imaginaba que existiera.

Coyolxauhqui.

Coatlicue era la madre del dios Huitzilopochtli. Ella dio a luz a Huitzilopochtli luego de que una pluma se le metiera en el vientre mientras estaba barriendo sobre el Coatepec (Cerro de la Serpiente). Ese embarazo misterioso ofendió a sus otros cuatrocientos hijos (los Centzon Huitznahua) que, instigados por su hermana Coyolxauhqui, decidieron matar a su deshonrada madre para vengar a su padre Mixcóatl.

Así lo hicieron, pero Huitzilopochtli salió de la matriz (o el estómago) de su madre armado completamente y acabó con sus hermanos y hermanas estrellas. Huitzilopochtli cortó la cabeza de su hermana Coyolxauhqui y la arrojó al cielo donde se convirtió en la Luna. Ese relato quedó representado en el Templo Mayor del recinto ceremonial de Tenochtitlan, pues la gran pirámide de Huitzilopochtli representaba el Coatepec (se hallaba constelada de cabezas de serpiente en piedra), y a sus pìes yacía el monolito de la Coyolxauhqui desmembrada.


Tzompantli

Tzompantli fue la práctica entre los antiguos mesoamericanos de decapitar a las víctimas de los sacrificios humanos y conservar sus cráneos en una especie de empalizada de madera. El tzompantli era un altar donde se empalaban ante la vista pública las cabezas aún sanguinolientas de los cautivos sacrificados con el fin de honrar a los dioses.

2 comentarios:

Reggis dijo...

Pos yo no lo quería decir pero como que esa práctica de decapitar gente, como que se está volviendo una moda actual ..... :P

Dave Malleus dijo...

Más bien que nunca ha pasado de moda, solo esta siendo retomada pero de una forma quizas más barbarica que en ese entonces.